David Wilson, su corazón dejó de latir en Elland Road

El 27 de octubre de 1906 siempre será recordado por todos los aficionados del Leeds por ser uno de los días más tristes en la larga historia de los whites. El Leeds City, como se llevaba el club en sus primeros años de vida, recibía la visita del Burnley en el partido correspondiente a la Segunda División inglesa. Elland Road, todavía sin terminar, registraba una entrada de alrededor de 14.000 espectadores. Después de una gran primera campaña en la que el Leeds City logró terminar en una meritoria sexta plaza, este segundo año el objetivo era acercarse a los primeros puestos. La temporada no tuvo el comienzo esperado, y el duelo ante el Burnley se antoja fundamental para meterse de lleno en las posiciones cabeceras.

George Swift, técnico del Leeds City, después de unas primeras jornadas llenas de muchas dudas decidió poner en liza a su mejor once: Bromage, Murray, Clark, Hargraves, Walker, Henderson, Parnell, Watson, Wilson, Lavery y Singleton. Los locales durante la primera parte fueron los dueños totales del partido pero no estuvieron muy afortunados en sus remates. El dúo Watson y Wilson fueron los mejores del Leeds City. Entre los dos futbolistas crearon muchos problemas a los rivales. Este último iba a ser el gran protagonista de un día para olvidar.

El partido transcurría y el marcador no se movía hasta que comenzaron a sucederse diferentes lances en el juego. El interior izquierda Jack Lavery tenía que abandonar el terreno de juego por un fuerte golpe en la cabeza que le dejó inconsciente, el Leeds City tenía que jugar lo que restaba de encuentro con un jugador menos. La mala suerte no se detuvo con este incidente, unos minutos más tarde, Wilson se tuvo que retirar  tras un golpe con la portería. Las alarmas saltaron en todo Elland Road, el delantero sentía un fuerte dolor en el pecho y enfiló el camino a los vestuarios. El equipo white lo tenía verdaderamente complicado ante la ausencia de dos de sus futbolistas. Poco después era Harry Singleton quien abandona el tapete de juego por unas molestias. El Leeds City estaba empatando a cero ante el Burnley con tres futbolistas menos.

soldierwilson
David Wilson. | Foto: Leeds.

La salida de Singleton del terreno de juego fue el desencadenante de la tragedia. David Wilson, que era conocido por su tremenda valentía y por su compromiso con el equipo, no lo dudó un instante y decidió volver al duelo para ayudar a los suyos. Su estancia en el choque no duró más que tres minutos, el tiempo que el aguerrido futbolista aguantó con unos tremendos dolores en el pecho. A falta de unos segundos para el final y cuando todo Elland Road estaba pendiente de la salud de Wilson, el Burnley se iba a hacer con el triunfo gracias a un tanto de Bell. La noticia no estaba sobre el césped, estaba en los vetustos vestuarios. El rumor de la muerte de Wilson se empezó a extender sobre el estadio y sobre toda la ciudad. Poco después se certificó su fallecimiento, que se produjo poco después de abandonar el césped.

Según confirmaron unos días más tarde en los diferentes medios ingleses, la salud del futbolista era crítica cuando abandonó el duelo por primera vez. John Byrom, policía que se encontraba en la puerta del vestuario local, manifestó que se encontró a Wilson retorciéndose de dolor con fuertes dolores en el pecho y que no dudó en avisar a los médicos. Frederick Taylor, Fawcett y Whittaker, médicos del Leeds City y del Burnley, le atendieron y Taylor pensó que había padecido un ataque al corazón.

burnley
Leeds City 0-1 Burnley. | Foto: Leeds.

Tras unas primeras pruebas, Wilson comenzó a encontrarse algo mejor y fue cuando comunicó a los médicos su disposición de volver al partido para ayudar a sus compañeros.  Tres minutos después de ingresar en el terreno de juego tuvo que abandonarlo por segunda vez y las alarmas saltaron. Según informó el policía Byrom: “Cinco minutos después salió por segunda vez, le ayudé a ir al vestuario y le ayudó a desnudarse, dijo que iba a tomar un baño caliente, de repente después de entrar al baño, se acostó y empezó a patear violentamente las piernas, lo agarré y le sostuve la cabeza fuera del agua, pero pareció perder la conciencia y nunca más volvió a hablar”. El policía, con la ayuda del entrenador del Leeds City, levantaron a Wilson pero ya no pudieron hacer nada por salvar su vida. Wilson había fallecido después de darlo todo por la camiseta del Leeds City.

El Leeds City, en agradecimiento al trabajo y al coraje de David Wilson, pagó el funeral y organizó un amistoso ante el Hull para entregar los beneficios a su esposa y a su hija de 10 años. Con apenas 23 años de edad y defendiendo hasta el último segundo los colores del Leeds City, Wilson dejaba su vida sobre Elland Road. David Wilson, su corazón dejó de latir en Elland Road.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s