EXPERIENCIA. Visita al templo, una experiencia inolvidable

Llegaba un 3 de febrero de 2018. Para algunos, otro día más, pero para mí… el inicio de una experiencia que siempre quedará en la memoria. Mucha gente pensará que levantarse a las cinco de la mañana nunca vale la pena, pero siempre hay excepciones. Eran casi las seis de la mañana y llegaba a la terminal 2 del Aeropuerto de Barcelona – El Prat, pese a la hora, no estaba ni mucho menos vacío.

Una hora y cuarto después ya entraba en el avión (para los más curiosos, volé con Ryanair) y salí rumbo a Manchester, por suerte, fueron muy puntuales, pues tampoco me sobraba el tiempo. Fue un vuelo muy tranquilo, llegamos a la localidad inglesa entorno a las 9:20 hora local. Tras salir del avión, tocaba ir a la estación de tren situada en la terminal 1 para poner rumbo a Leeds, una estación que estaba en la otra punta del aeropuerto desde dónde salimos nosotros del avión. Sí, y no es una broma, desde dónde nos dejó el avión en la terminal 3 hasta la estación caminé 25 minutos, pero como siempre, cada lugar tiene su encanto, y es que el aeropuerto de Manchester cuenta con un skylink que une todas las terminales que es de los más grandes de Europa.

Después de la caminata, llego a la estación de tren. La primera sorpresa llega al ver los precios de los billetes… ¡28 libras! para hacer un viaje de prácticamente una hora en un tren que para nada era de alta velocidad. Durante el camino, casualmente, pude ver dos estadios de la Premier League, primero el Etihad Stadium (Manchester City) y después el Kirklees Stadium (Huddersfield).

Tras una hora de viaje en un tren repleto de gente (por suerte iba sentado), llegué a Leeds. Rápidamente pasé por el hotel, por cierto, muy recomendable… bastante barato pese a ser de cuatro estrellas, muy confortable y con un servicio mucho más que amable (también, para los más curiosos, era el The Met Leeds Hotel ****). Una vez realizado el check-in y dejar las cosas en la habitación, tocó ir rumbo al templo, a Elland Road.

jordibrenmer

Se veía a lo lejos, desde aquella carretera en un día muy feo y lluvioso, allí estaba, el templo, Elland Road, el lugar dónde se cumplen los sueños. Nos íbamos acercando, ya se veía la estatua de Billy Bremner, algo muy emotivo y, lógicamente, mi primera foto del estadio fue en dicho lugar. Minutos después puse rumbo a la tienda (los descuentos que me dieron fueron de maravilla), y allí cayó la camiseta oficial de la temporada 2017-18 con el nombre del español Samu Sáiz, la camiseta, por cierto, de las mejores que tengo en mi colección.

Salí de la tienda y fui hacia la Radebe Stand, la puerta por donde entran los directivos y personalidades, sí, ahí estaba yo también. Nada más entrar me recibieron en el restaurante VIP del estadio, una magnífica comida y un muy buen ambiente en la previa del partido. Allí pude conocer a varios directivos y a trabajadores de LUTV, todos ellos vinieron a saludarme, me conocían como ”the spanish boy”, nos reímos mucho. Cosas de la suerte, sortearon un reloj y no me tocó por un número.

Tras el paso por el restaurante, tocó subir unas pocas escaleras y llegar al palco de Elland Road, el palco de todo un templo. Allí me tocó sentarme al lado de un jugador de la cantera del Club que, por cierto, fue el encargado de hacerme varias fotos en el estadio, muy amable. Caía un diluvión sobre el terreno de juego, pero…….. a nadie le afectaba pues todas las zonas del estadio están cubiertas.

14:56 hora local, Elland Road, Leeds. Suena el Marching on Together, los vellos de punta. Algo que tienes que ver en persona y no en un simple vídeo en internet. Cuatro minutos después dio comienzo el encuentro, un partido que, por mala suerte, no fue nada brillante de nuestro Leeds United, de hecho asistí al último partido de Thomas Christiansen en el banquillo white.

El partido finalizó con el resultado de 1-4 favorable al Cardiff City, supieron aprovechar sus ocasiones y acabaron llevándose los tres puntos. Tras salir del palco, y tras el chaparrón que estaba cayendo, me esperé un rato por los alrededores del estadio a ver si algún jugador se paraba, pero ya me avisaron que no era un día apto para que eso ocurriera. Entonces, rápidamente fui dirección al hotel a descansar y a esperar que la lluvia calmara o incluso parara.

jordicamiseta

Cené en el restaurante del hotel el típico plato inglés fish & chips y, una vez acabé, viendo que ya no llovía y que se estaba despejando el cielo, tocó salir por el centro de la ciudad. Un ambiente increíble y que jamás hubiera esperado después de las condiciones meteorológicas durante las horas anteriores. Todos los pubs estaban abarrotados y en uno de los tantos que había me metí yo, una buena forma de acabar el día.

Llegaba el día siguiente, el fin de un viaje express. Por la mañana me dio tiempo de seguir visitando el centro de la ciudad de Leeds y sobre las 11:30 cogí el tren rumbo al aeropuerto de Manchester, y de nuevo su casi media hora caminando por las terminales para llegar hasta la 3, aunque la vuelta fuera con Vueling, resulta que también salían de dicha terminal. Si el vuelo de ida fue tranquilo, este, todo lo contrario. Salimos con una hora de retraso y la llegada a Barcelona fue muy inquieta, el avión se movía como nunca había visto y tuvimos que abortar hasta dos intentos de aterrizaje fruto del muy mal tiempo que hacía. Finalmente, tras las múltiples turbulencias y el par de intentos de aterrizaje, conseguimos llegar a la Ciudad Condal.

Un viaje único, una experiencia inolvidable. Y estoy segurísimo que volveré, y seguramente no sea muy tarde. Desde aquí, aunque ya lo he hecho públicamente por todos los lugares posibles, dar las gracias al Club por su inmejorable trato, a César Bellido Oliva (Director de Leeds España) y al ex segundo entrenador Julio Bañuelos, quien realizó todas las gestiones para culminar un viaje digno de admirar. A todos vosotros, y a muchos aficionados del Leeds United que se interesaron por mí tanto por redes sociales como en persona, os doy millones de gracias.

No tengáis ninguna duda, volveré.

2 Comentarios

  1. Que casualidad!
    Nosotros ( mi hijo y yo) dormimos la noche del Viernes en Manchester. Y al dia siguiente tambien cogimos el tren para Leeds ( no recuerdo, hacia las 10 y media)
    El centro y los pubs los visitamos esa mañana. Si que llovia, pero bueno. Como un dia cualquiera en Asturias
    Nos gusto el centro, y el ambiente de futbol que tenian sus bares desde bien temprano
    Despues, a Elland Road. A hacer la misma foto que tu. Otra pinta y para dentro. Estuvimos en un fondo, el de la derecha desde tu posicion en la tribuna principal. Y nos engancho el ambiente desde el minuto 1.Ese himno, esa mezcla de gente joven y mayor ahi de pie, sin nadie dirigiendo el cotarro con un megafono, simplemente alguien se pone a animar y los demas acompañan.
    Que pena de resultado. Pero que grande la experiencia. Y que buen trato de todos los que estaban alrededor, extrañados, eso si, de que un par de locos vayan desde España a ver un partido de 2 division
    Al final, caminando hasta el centro, como hacen muchos, y de nuevo al tren camino de Manchester. Coincidimos con 2 chavales socios del Leeds pero que vivenen Stoke, un buen trayecto para hacer cada partido. Una gozada hablar con ellos de futbol.
    Al dia siguiente estuvimos en Anfield, en The Kop, viendo un Liverpool Tottenham. Ambientazo, pero si tuviera que elegir… me quedo con Leeds. Enamorado vuelvo de es campo y esa aficion

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s