Ian Hambridge, el ángel white que duerme en el cielo

Corría el año 1985 en Inglaterra, por aquel entonces era la época en que los hooligans mandaban en los estadios de las islas británicas y se acostumbraba a vivir los partidos en las gradas de pie, creando una brutal atmósfera de fútbol. Ian Hambridge tenía 15 años, se encontraba en plena adolescencia. El joven aficionado decidió ir al partido que jugaba ‘su’ Leeds en St. Andrew’s frente al Birmingham City junto con cuatro amigos, nunca nadie se llegó a imaginar la tragedia que sucedió. El partido que enfrentó al Birmingham City y al Leeds United tuvo lugar un 11 de mayo del 1985, y pasó a la historia del fútbol, pero no por buenos motivos.

Ian Hambridge murió cuando una pared de 12 pies de altura -3.66 metros- se derrumbó sobre él en St. Andrew’s, el feudo del Birmingham City. Ese partido es recordado como uno de los más violentos en toda la historia del fútbol británico, comparado con las tragedias de Hillsborough o Heysel.

Un fuerte ruido sacudió el estadio cuando la pared cedió contra el suelo, enviando una gran nube de polvo al aire. Los coches que estaban aparcados debajo fueron destrozados por los escombros que se estrellaron ante ellos. De pie y debajo de la pared se encontraba el joven aficionado del Leeds, Ian, que estaba tratando de protegerse de las violentas escenas que estaban pasando en St Andrew’s. Ian Hambridge sufrió lesiones fatales en la cabeza y fue trasladado al Hospital Neurológico de Smethwick’s, donde murió al día siguiente. 

Las tensiones entre los aficionados más radicales del Birmingham y del Leeds provocaron la triste muerte del joven Ian. Tras el pitido final, hubo una batalla campal entre ambas aficiones y la policía no pudo hacer nada para evitarlo. Se rompieron centenares de asientos del estadio y volaron toda clase de objetos, desde botellas hasta asientos. Después de la gran pelea en el verde del campo, la pared cayó causando la muerte de Ian.

Violent scenes on the pitch at St Andrew's after a riot broke out during the Birmingham City v Leeds United match in 1985.

Ian resultó fatalmente herido cuando la policía apartó a los aficionados del Leeds del campo y la pared se derrumbó bajo la presión de la multitud. El joven white se encontraba allí junto con cuatro amigos suyos. Después de que el Birmingham marcara el gol de la victoria, los fans más radicales empezaron a pelearse y los amigos se perdieron entre la multitud. En total, 145 policías resultaron heridos y 125 hooligans fueron arrestados.

Casualmente, el mismo día de la horrible muerte del pequeño Hambridge, 128 millas más al norte, ocurrió la tragedia de Valley Parade. En dicha tragedia, murieron 56 personas y otras 265 resultaron heridas a causa de un incendio en la tribuna del estadio del Bradford City, cuando se enfrentaba al Lincoln City, en la última jornada de liga.

Después de las terribles acciones que ocurrieron en Birmingham y en Bradford, un juez llevó a cabo una investigación sobre la seguridad de los estadios de toda Inglaterra. Semanas después, el juez Oliver Popplewell visitó a los padres de Ian, así como también el estadio del Birmingham, St Andrew’s para ver los restos de la violencia: la pared derrumbada, vallas publicitarias rotas y centenares de asientos destruidos.

El juez dijo que el alcohol era un contribuyente sustancial a la violencia, a partir de ahí se tomaron medidas para erradicar la violencia en el mundo del fútbol. Así pues, años después se empezaron a ver carteles en los pasillos interiores de los estadios que decían lo siguiente: “No alcohol beyond this point”.

foto1

El Birmingham City fue sancionado con 5.000 libras por la FA por no tomar las medidas adecuadas para evitar problemas de multitudes. 

Una de las muchas recomendaciones -además de la ya mencionada sobre el alcohol- del juez Popplewell, fue instalar CCTV, un circuito cerrado de televisión en los estadios, ahora es una norma obligatoria en los estadios deportivos para evitar que tragedias como la de Ian Hambridge pasen.

Trece años después de la trágica muerte de Ian, en 1998, el Birmingham colocó una placa especial en St Andrew’s en memoria del joven que perdió su vida el 11 de mayo de 1985. La inscripción termina así: “As a football supporter, one of us, never to be forgotten” -“Como aficionado al fútbol, uno de nosotros, nunca debe ser olvidado”-. Ian Hambridge, el ángel white que duerme en el cielo.  

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s