Una montaña rusa con demasiada bajada

La temporada 2017-18 del Leeds United se puede resumir en una sola frase: una montaña rusa con demasiada bajada, y lo peor de todo…. sin frenos. Un inicio de campaña algo más que ilusionante hizo pensar muy rápido al público de Elland Road en el ascenso a la máxima categoría del fútbol inglés, la Premier League. Pero ese inicio ilusionante acabó prácticamente en una pesadilla en la cual la mejor noticia que se puede sacar de ella es la titularidad final del joven portero Peacock-Farrell y los buenos minutos de Tom Pearce.

Las cosas no pudieron empezar mejor, una victoria a domicilio ante el Bolton daba los tres primeros puntos de la temporada y lo mejor de todo fue que se hizo con un juego alegre y muy vistoso de cara a los aficionados whites. La dinámica siguió prácticamente igual en los dos siguientes partidos pese a que se cosechara en ambos un empate, pero la montaña rusa volvía a subir y de repente el conjunto dirigido en aquel entonces por Thomas Christiansen sumó cuatro victorias consecutivas (Sunderland, Nottingham, Burton y Birmingham) para subir a lo más alto de la tabla del SkyBet Championship.

Después de la victoria ante el Birmingham, llegó la primera derrota en liga de la temporada a domicilio ante el Millwall, y en ese momento se viviría el inicio de una bajada en la montaña rusa que jamás iría a acabar, solamente un matiz, sobre esas fechas aún conservaba los frenos. Tras la primera derrota llegó de nuevo la victoria por 3-2 ante el Ipswich, pero a partir de ahí la bajada en la montaña rusa fue a peor pues los frenos ya desaparecieron: seis derrotas en los últimos partidos que hacen crear muchas dudas en Elland Road y hacen empezar las críticas en varios aspectos del campo, especialmente en la portería. Christiansen hizo caso a la sabieza del público e hizo un cambio drástico en esa posición sentando definitivamente a Lonergan y poniendo a Wiedwald, un cambio que, con el tiempo, fue a peor.

La montaña rusa volvió a coger su concepto normal y, menos mal, apareció una subida. Y no pequeña precisamente, sino una digna de ser de las más altas del continente. Los de Christiansen sumaron seis choques sin perder con cinco victorias que hacían de nuevo que se asentaran en los puestos de playoff de ascenso, cerrando la racha con una victoria a domicilio por 1-2 ante el Burton. Si la subida era digna de ser una de las más altas del continente europeo, la consiguiente bajada que iba a llegar ya era digna de ser una de las más largas del mundo: cuatro victorias en los últimos 22 partidos, lo que provocaron varias cosas: el enfado monumental de la afición white, el despido del entrenador Christiansen y la llegada de Paul Heckingbottom, otro cambio en la portería esta vez acertadamente ya con Peacock-Farrell como protagonista y, por último, unas ganas de todos en general de que acabara la temporada y pensar ya en la siguiente.

La cosa fue tan mal que, Heckingbottom (que llegó la primera semana de febrero), ya tenía apalabrada su salida del Club a final de temporada a finales del mes de marzo. Empeoró notablemente los resultados de Christiansen y desde presidencia y dirección deportiva se optó por fichar un nuevo entrenador para la próxima temporada y arrancar un proyecto ambicioso de cero. Un proyecto que ya ha empezado, y lo ha hecho con una noticia ilusionante: la llegada al banquillo del técnico argentino Marcelo Bielsa. Será un verano largo, pero nadie quiere repetir los errores del pasado. ‘El Loco’ lo tiene claro, quiere ascender al Leeds United a la gloria, es decir, a la Premier League.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s